miércoles, 5 de mayo de 2010

Desestalinización

Nikita Kruschev
La desestalinización comenzó técnicamente en 1953, tras la muerte de Iósif Stalin, pero no fue oficial hasta 1956, tras el informe secreto de Nikita Kruschev, entonces secretario del Comité Central de la Unión Soviética, y divulgado tras el XX congreso del PCUS. Esto, consistía en eliminar el Culto a la personalidad y el exceso de poder del periodo Estalinista (1924-1953).
El informe de Kruschev fue comunicado el 24 de febrero de 1956 a 1436 delegados del PCUS reunidos en claustro cerrado. Por ende, los miembros de los partidos comunistas extranjeros (inclusive los de Europa Oriental) fueron excluidos.
El informe sobre "El culto a la personalidad" que era inicialmente secreto, no fue revelado públicamente a la Unión Soviética hasta el final de los años 80. Sin embargo, pronto fue conocido en todo el mundo, porque habría, según Nikita Kruschev, sido vendido a los Servicios secretos extranjeros por los comunistas polacos hostiles a la Unión Soviética.
Fueron denunciadas las deportaciones masivas, los arrestos arbitrarios "de honestos comunistas y jefes militares tratados como enemigos de la revolución", la incapacidad del dictador en los preparativos de guerra, y su carácter exageradamente suspicaz, descargado contra los partidos comunistas extranjeros y contra sus propios compatriotas. Por el contrario, la biografía oficial de Stalin lo presentaba como un "grandioso estratega" y como un "gran sabio" severa e injustamente criticado, dotándolo de cualidades intelectuales "dignas de un genio de toda la humanidad".
El informe abría un proceso de crítica en contra del viejo dictador pero no del sistema que él había creado. Por lo tanto, la elección del año 1934 como inicio de la "degradación" del carácter de Stalin es significativa: Kruschev prefirió no citar en el informe ni la mayor parte de la política económica (la planificación y la colectivización) ni la represión de Stalin contra los antiguos camaradas de Lenin. De hecho, la crítica se basa principalmente en la denuncia del culto a la personalidad por motivos doctrinarios y trata de borrar la parte de los excesos del estalinismo.
"El culto a la personalidad es un exceso superficial sobre un órgano perfectamente sano" escribió en 1956 el diario Pravda. Inclusive agrega que "la glorificación de una persona, su elevación al rango de superhombre con cualidades sobrenaturales comparables a los de un dios" debería ser prohibida porque "es una idea contraria a los principios del marxismo-leninismo."
Los prisioneros políticos encerrados durante el régimen de Stalin fueron progresivamente liberados, así que en 1957 no había más que un 2% de prisioneros políticos, aunque la mayor parte de las víctimas de la Gran Purga y de la colectivización forzosa ya estaban muertas en esa fecha. Pero este "miedo" es en cierto modo discreción y el partido trata de circunscribir la desestalinización a la denuncia del culto a la personalidad y la represión política en base a argumentos tan subjetivos como los que predominaban en el aparato policial estalinista. No se cuestiona en verdad el derecho del Estad soviético a reprimir violentamente a los disidentes, pero se reconoce que la represión de Stalin tenía motivos en la extrema suspicacia de éste y que se dirigía contra individuos que en realidad no habían infringido gravemente norma alguna (como la detención contra los familiares de Nikolái Bujarin y otras víctimas de la Gran Purga). Los intelectuales, por tanto, se atreven a escribir biografías de las víctimas de Stalin, Aleksandr Solzhenitsyn podrá publicar Un día en la vida de Iván Denísovich mientras que Grigori Chujrái produce El cielo puro, denunciando la represión del Gulag. El cuerpo del ex dirigente se retira del mausoleo de Lenin en la Plaza Roja.
El informe es, sin embargo, un choque, especialmente para los partidos adjuntos del Bloque del Este debido a que elimina el principio de la infalibilidad del Comité Central. Los húngaros piden la destitución del estalinista Rákosi mientras checos, polacos, y yugoslavos exprimen su cólera contra sus dirigentes nativos que aún defienden la línea estalinista. Por otra parte los dirigentes extranjeros que son aún tenaces seguidores de Stalin, como los chinos y los albaneses, tienen un fuerte descontento con este cuestionamiento público. La desestalinización será un elemento que en 1960 causará la ruptura política entre la URSS y la República Popular China (donde Mao acusa a Kruschev de "traición al comunismo")
La desestalinización es un poderoso motivador de la Revolución Húngara de 1956, así como de la crisis polaca del mismo año. No obstante, en Polonia se llega a un acuerdo donde Wladislaw Gomulka, seguidor de Kruschev, consigue desplazar del mando a la antigua dirigencia estalinista. En Hungría no se logra esta sustitución pacífica y estalla la revuelta popular masiva, que a su vez muestra un proyecto de transformación política más radical de lo permitido por la URSS. Esto marca también los límites de la desestalinización: Kruschev ordena al Ejército Rojo invadir Hungría y reprimir violentamente a los sublevados.
  • Fuente: wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada